Consejos Para Alimentarse Adecuadamente En El Embarazo Sin Engordar

Muchas mujeres que van a recibir la dicha de ser madres y por supuesto también quienes las rodean se preguntaran. ¿Qué debe comer una mujer embarazada? Primero se debe de tener en cuenta que el peso de la madre tiene gran influencia en el desarrollo del feto y en la evolución del embarazo, posteriormente el del parto.

Lo que se engorda en el embarazo es tan importante como el peso de la futura mamá en el momento de la concepción. Entonces, ¿cuánto debes engordar durante el embarazo? y ¿qué debes hacer para llevar una dieta saludable en esta etapa?

Los tres primeros meses es normal que la embarazada gane poco peso, e incluso que adelgace debido a los vómitos; lo ideal es ganar menos de 4 kilos y perder menos de 100 gr por semana.

Durante el segundo y el tercer trimestre se suele engordar unos 300 gramos a la semana por término medio, dependiendo de cómo sea la constitución de la futura madre.

Ahora hay que tener en cuenta que las mujeres que están muy delgadas al inicio de la gestación tienen un mayor riesgo de que el bebé sufra crecimiento intrauterino retardado (bajo peso en el útero). Pero si ganan 10 kilos en el embarazo, su bebe tendrá el mismo peso que los hijos de las madres con peso normal.

Por otro lado las mujeres que están obesas al comienzo del embarazo tienen más riesgo de complicaciones y problemas en el parto. Sus hijos pueden sufrir pérdida de bienestar fetal y exceso de peso.

Cualquier mujer que al comienzo del embarazo mantiene su peso normal y engorda demasiado también corre el mismo riesgo de complicaciones. Las embarazadas con un peso normal aumentan por lo general unos 12 kilos a lo largo del embarazo. Tras el parto demoran unos cinco a seis meses en recuperar la línea, esto si es que mantienen cierta actividad física y una dieta equilibrada.

Aquí algunos consejos para comer bien sin engordar más de la cuenta, manteniendo la armonía entre embarazo y belleza. Hacer cuatro o cinco comidas al día. En caso de náuseas, vómitos o reflujo, comer menos cantidad, pero más a menudo, y evitar los alimentos ricos en grasa.

• Consume más frutas y hortalizas. Si sufres de estreñimiento, suple los cereales normales por cereales integrales.

• No se deben de consumir bebidas alcohólicas, ni siquiera la cerveza sin alcohol debido a su elevado contenido en calorías.

• Especialistas recomiendan suplementos de hierro y de ácido fólico y en algunos casos también de sal yodada.

• El hierro es indispensable, lo podemos hallar en las carnes rojas, legumbres y vegetales. Se asimila mejor al tomarlo junto con un alimento rico en vitamina C, por el contrario no se debe de ingerir té, ni café durante las comidas principales, sino una o dos horas después.

• Consumir calcio, junto a un suplemento, es preciso beber tres lácteos al día, entre ellos leche semidesnatada o desnatada, yogur desnatado y queso fresco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *