Dormir-mal-y-subir-de-peso

En el mundo en que vivimos hoy nos resulta sumamente fácil optar por consumir comidas rápidas además que a veces nos parecen muy tentadoras debido a los combos y promociones que nos ofrecen, a esto hay que sumarle la cantidad de malos hábitos alimenticios que podamos ya tener. Pues bien si juntamos todo esto tendremos cómo resultado un aumento de peso progresivo que hará que nos enfermemos poco a poco.

El estrés también hace su parte

El estrés que es casi inherente a cada persona adulta debido al mundo en el que estamos en donde todo es para ayer y debe ser lo mejor posible, nos lleva a un aumento en la ansiedad que podemos tener y en las ganas que tenemos de comer chatarra ya que la tomamos cómo un premio después de tanto esfuerzo laboral, esto se debe a que estas comidas activan ciertos receptores del placer, por lo que nos sentimos bien al momento justo de comerlas.

Ahora el estrés afecta mucho nuestro descanso ya que al estar ansiosos y estresado muchas veces no llegamos a descansar y si lo logramos el descanso y el sueño no son de la calidad que requiere nuestro cuerpo para estar bien, además se sabe que cuando uno está estresado tiende a acumular más grasa de lo normal. Todo esto se vuelve una rutina difícil de sobrellevar ya que el estrés, la mala alimentación y el poco o nulo descanso que podamos tener nos acercan cada vez más a la obesidad y nos volvemos personas con cada vez más posibilidades de sufrir enfermedades cardiacas o cerebrovasculares.

¿De qué manera afecta la falta de sueño a nuestro apetito?

La falta de sueño afecta nuestro apetito de la siguiente manera, al dormir poco el cuerpo segrega menos cantidad de leptina que es la hormona responsable de la sensación de saciedad por eso si es que no hemos dormido bien será más difícil que nos sintamos satisfechos. Por otro lado la falta de sueño aumenta la segregación de grelina que es la responsable de la sensación de hambre así que si sumamos éstos dos factores estaremos todo el día con hambre y si comemos algo no nos sentiremos satisfechos.

This Post Has 11 Comments

  1. Mirian

    En un tiempo pasaba malas noches por el trabajo que tenía y subí creo que como unos 10 kilos en poco tiempo, es como que tu cuerpo asume otro comportamiento y se adecua reflejándose en la subida de peso, después deje el trabajo porque cuestiones personales y  ahora he podido bajar un poco de peso, y también debe ser que estoy más tranquila, pero definitivamente las malas noches suben de peso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *