Cómo Evitar Las Peleas Entre Hermanos

Toda mujer que tiene la suerte de tener una hermana, han disfrutado de jugar juntas a las muñecas, compartir ropa, preparar pasteles, y cosa que solo las hermanas pueden compartir.

Pero como en toda relación de familia, no todo es color de rosa, y es que hay ocasiones en que esta relación de hermanas ocasiones puede resultar muy complicada, expresado en discusiones ya sea por la edad (enfrentamientos infantiles) o continuos celos. Y en donde la causa frecuentemente es pasar mucho tiempo juntas, siendo normal que surjan conflictos que perduran en el tiempo.
Hemos tratado de identificar características que definen esta relación, al leerlos estamos seguros te sentirás identificada.

Juntas como uña y mugre

La mayoría de hermanas comparten absolutamente todo. Desde información hasta las situaciones más indescriptibles, son quienes se comprenden al milímetro, siempre presentes en los acontecimientos más importantes para ambas. Esta figura suele presentarse cuando existe ausencia paternal, encontrando en nuestra hermana a la única persona que va a estar siempre a nuestro lado.

Una relación llena de Celos

Los celos son los principales responsables de que una relación entre hermanas se frustre sin importar la edad convirtiéndose en un dolor de cabeza. Muchos de estos celos nacen por la envidia creando complejos en el cual pensamos es nuestra rival y que quiere ser el centro de atención. Desechar esta actitud tan negativa e intentar conversar con nuestra hermana ya que ese tipo de situaciones son perjudiciales para nuestra formación y autoestima.

La indiferencia que mata

Es típico escuchar yo no elegí esta familia, debido a este equivocado pensamiento es que colocamos una barrera entre nuestra hermana y nos inhibiéndonos de poder afianzar y estrechar relaciones. Es la mala idea de supuestamente decidir quién es importante en mi vida y quien no, y es que la misma sociedad es quien genera esos parámetros familiares, obligándonos a seguir un patrón erróneo de tratar mal a las personas que nos rodea, lo que puede llegar a frustrarnos.

Los conflictos que acaban con la relación

No faltan las hermanas que son inseparables y un buen día, todo se sale de control terminando enfrascadas en una seria gresca y ya nada vuelve a ser igual. Las hermanas pueden compartir mucho desde ropa, música, pero no los novios, y es que hay ocasiones en que situaciones como esa puede llevar la relación a un punto en el que una de las partes comience el conflicto. Para evitar esto es importante que las relación entre hermanas maduren, Si no lo hacemos se pueden generar peleas de las cuales sea complicado perdonarse, olvidar y comenzar nuevamente.

El tan buscado equilibrio

Una buena relación de hermanas es aquella en la que no hay sentimientos de inferioridad, ni celos ni la admiración infinita, al contrario es una relación en el que cada una de las partes mantiene su espacio, sus hobbies, su propio grupo de amigos y planes. Claro que esto se logra gracias a los lazos de amor hacia nuestra hermana que nuestros padres nos han inculcado, brindándonos nuestro propio espacio para ser nosotras mismas, en este caso el éxito de la relación está asegurado.

En definitiva todas estamos de acuerdo en lo complicado que resulta alcanzar ese equilibrio en la relación de hermanas, recuerda que la confianza es fundamental, y que lo que sentimos por nuestra hermana no es lo mismo que con las amigas, no olvides lo importante que es disfrutar con nuestra hermana compartiendo una tarde de cine, un día de compras o una escapada familiar de fin de semana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *